El cerdo vietnamita: un nuevo caso de mascota abandonada que coloniza nuestros campos

Miguel Delibes-Mateos, Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC, CSIC-UCLM-JCCM)
20110901 Zoo de Pont-Scorf (14)
Cerdo vietnamita (de Donar Reiskoffer via Wikimedia Commons).

La costumbre de tener animales de compañía está extendida entre la gente en la sociedad contemporánea en la que vivimos. A las mascotas tradicionales, como los perros y gatos, se han sumado recientemente un buen número de animales exóticos, incluyendo aves, reptiles mamíferos, etc. Esta “fiebre” por las mascotas exóticas se ha visto favorecida por el desarrollo del comercio electrónico, que ha facilitado su adquisición a través de numerosas páginas webs especializadas. Desde el punto de vista ecológico, el problema surge cuando estos animales se escapan o son abandonados por sus dueños y consiguen establecer poblaciones en libertad. Existen números ejemplos en este sentido y muchos de ellos son bien conocidos por todos nosotros. Por ejemplo, casi nadie se extraña cuando ve un bando de las ruidosas cotorras argentinas por los parques y avenidas de Barcelona. Igualmente muchos lectores habrán visto galápagos de Florida abandonados en los estanques de la madrileña estación de Atocha.  Sin embargo, hace pocos días se ha conocido un caso mucho más sorprendente como es el establecimiento de cerdos vietnamitas en libertad en muchas zonas de la Península Ibérica.

Cerdo_vietnamita_en_Zaragoza_Flickr_M_Davidovich
Cerdo vietnamita en un parque de Zaragoza (Flickr, M Davidovich).

El cerdo vietnamita es una variedad de cerdo procedente del sureste asiático, donde aún vive en libertad en algunas zonas, y es muy apreciado tanto por su valor ecológico como gastronómico. Hace ya casi dos décadas estos animales se pusieron de moda en Estados Unidos al conocerse que el actor George Clooney tenía uno como mascota. La popularidad de estos graciosos y atractivos cerditos, que son normalmente de pequeño tamaño y una gran variedad de colores, llegó a Europa algunos años más tarde. A ello contribuyó el descenso de sus precios; mientras que hace años comprar un cerdo vietnamita costaba varios cientos de euros, hoy en día se pueden adquirir fácilmente por poco más de 20.  Tras el “boom” inicial de los cerdos vietnamitas, su popularidad ha disminuido, lo que ha llevado a algunos propietarios a tratar de deshacerse de estas mascotas, como puso de manifiesto un estudio científico realizado en Estados Unidos. Los autores de este trabajo observaron que la mitad de los participantes en el estudio que tenían un cerdo vietnamita querían deshacerse del mismo durante el año siguiente a su adquisición. En muchas ocasiones los propietarios de mascotas creen que la mejor opción para deshacerse de estas cuando ya no pueden cuidarlas es liberarlas al campo, puesto que piensan inocentemente que dónde va a estar mejor un animal que viviendo libremente en el campo. Algo así parece estar ocurriendo en nuestras latitudes según los resultados de un estudio publicado recientemente en Animal, Biodiversity and Conservation, revista científica editada por el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona:

Delibes–Mateos, M. & Delibes, A., 2013. Pets becoming established in the wild: free–living Vietnamese potbellied pigs in Spain.  Animal Biodiversity and Conservation, 36.2: 209-215.

Los autores de este estudio encontraron más de 40 casos de cerdos vietnamitas viviendo en libertad bien distribuidos por todo el área de estudio. Así, se observaron cerdos vietnamitas en libertad en Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Asturias, Castilla y León, Galicia, etc.  Además, a raíz de este estudio se han ido conociendo varias decenas de casos más, por lo que podemos asegurar que no estamos hablando de una cuestión anecdótica.  La mayoría de los casos registrados en este estudio se trataba de animales observados por naturalistas, cazados en batidas o monterías o capturados por los servicios competentes. Aunque en algunas ocasiones los cerdos vietnamitas fueron observados o capturados en zonas periurbanas, como parques o jardines, en otras muchas se encontraban en ecosistemas naturales bien alejados de los grandes núcleos urbanos. La sospecha de que los cerdos vietnamitas podrían haber colonizado estos enclaves naturales parece confirmarse por el hecho de que se han observado con relativa frecuencia hembras preñadas o con crías e incluso posibles híbridos con jabalíes (o cerdos salvajes); a pesar de que el cerdo vietnamita nunca ha vivido en nuestros ecosistemas no deja de ser la misma especie que nuestros cerdos o jabalíes por lo que los cruces entre ellos se pueden dar con facilidad, algo que se conoce bien en cautividad. No obstante, la posible presencia de híbridos en el campo debe de confirmarse mediante análisis genéticos, ya que las únicas evidencias que tenemos hasta ahora se basan en las características morfológicas intermedias entre cerdos vietnamitas y jabalíes de algunos de los animales que se han abatido u observado.

Cerdo_vietnamita_en_libertad_Albacete_ELMundo
Cerdo Vietnamita en libertad en una zona agrícola de la provincia de Albacete (Juan de Dios Gracía, El Mundo 07/01/14).

Solo podemos especular sobre los problemas que puede causar el establecimiento de poblaciones silvestres de cerdos vietnamitas. En principio, uno podría pensar que afectase a la pureza genética de los jabalíes (¡y cerdos!) ibéricos, ya que se sabe que los suidos asiáticos tienen unas características genéticas muy diferentes a los de nuestras latitudes. Además, podría esperarse que los cerdos vietnamitas causasen problemas similares a los que ya crea el jabalí donde se encuentra a altas densidades. Es decir, podrían afectar a la vegetación natural, causar daños a cultivos, provocar accidentes de tráfico etc. A pesar de que lo expuesto anteriormente son meras especulaciones, la experiencia de otros casos similares nos dice que normalmente cuando se quiere actuar contra las mascotas exóticas que han establecido poblaciones silvestres ya es demasiado tarde, pues la expansión de sus poblaciones se encuentra fuera de control, con efectos devastadores. Por tanto, las autoridades deberían de tratar de poner fin a este problema ahora que aún podemos estar a tiempo. Además, los propietarios de mascotas deben de concienciarse de que liberar animales al campo, especialmente cuando son exóticos, no es una buena idea. Por último, pienso que debería de establecerse un control más riguroso de la venta de mascotas exóticas.

Más información:

Cerillo, A., 2014. Colonización porcina. Diario La Vanguardia (Medio Ambiente) 21/01/2014.

Corral, Miguel G., 2014. El riesgo de regalar cerdos vietnamitas. Diario El Mundo 07/01/2014.

Delibes–Mateos, M. & Delibes, A., 2013. Pets becoming established in the wild: free–living Vietnamese potbellied pigs in Spain.  Animal Biodiversity and Conservation, 36.2: 209-215.

Delibes-Mateos, M. & Delibes, A. 2014. El cerdo vietnamita: un nuevo caso de mascotas asilvestradas. Quercus, 335: 68-69.

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *